Skip to content

Ideas para una nueva Constitución cubana

Como principio elemental en una Constitución democrática, la nueva Carta Magna debe suprimir desde el preámbulo toda mención del socialismo o comunismo, al igual que a Marx, Engels y Lenin, lo cual convierte a Cuba por definición constitucional, en Estado confesional de tipo político y por ende excluyente de cualquier otra ideología o religión no afín, al considerarse el Partido Comunista poseedor del monopolio ideológico, defender el monopolio estatal  del mercado y los medios de producción y limitar o proscribir el derecho a la  propiedad individual, y a las libertades de expresión, de reunión y asociación. Todo lo anterior, lejos de provocar el desarrollo deseado, ha lastrado a Cuba con una profunda crisis moral donde mentir u ocultar lo que se piensa es protegerse, robar es luchar, y ser internacionalista, lejos de significar solidaridad, es solo un medio para vivir algo mejor dentro de tanta miseria.

Una Constitución es una Ley viva y practica que no pude constituirse con elementos ideológicos (carta de Nueva York, 1894) José Martí.

No se cumple el anhelo de Martí de que “la primera ley de nuestra República  sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre”, cuando el propio Apóstol de nuestra independencia expresó en La Edad de Oro “Libertad es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía”.

Si el pueblo cubano, debido al sistema político y económico escogido por sus gobernantes, tiene que emigrar, robar, prostituirse o fingir para poder vivir,  y está obligado a no  pensar y mucho menos hablar sin hipocresía,  no es un pueblo de hombres honrados ni libres; se  hace difícil entender como un pueblo que no es honrado ni disfruta de libertad al decir de Martí, puede gozar de la dignidad plena declarada en la actual Constitución socialista de la República.

 

POR TANTO

NOSOTROS, CIUDADANOS CUBANOS,

Herederos y continuadores de las tradiciones liberales forjadas por nuestros antecesores;

por los que despertaron la conciencia nacional y el ansia cubana de patria y libertad demostrada en las rebeliones de nuestros aborígenes y esclavos y en las guerras de independencia contra el colonialismo español, los mismos que sostuvieron los ideales de la libertad individual de las personas frente al despotismo de los gobernantes;

por los continuadores de las luchas por la libertad y los derechos de los ciudadanos al Estado de Derecho, la democracia, la vida y el desarrollo individual y colectivo de la nación;

GUIADOS

Por los ideales republicanos, democráticos y liberales del presbítero Félix Varela, Carlos Manuel de Céspedes, Ignacio Agramonte y demás próceres de nuestra independencia y padres fundadores de nuestra nacionalidad, de los cuales José Martí es la expresión más cercana;

APOYADOS

En el amor a la libertad de los cubanos, su talento, heroísmo y espíritu de sacrificio;

DECIDIDOS

A lograr el desarrollo de la nación utilizando el potencial latente de todas las fuerzas emprendedoras, el desarrollo científico y técnico y los mecanismos económicos que han probado su eficacia en todo el mundo con independencia de razas, zonas geográficas o partidos gobernantes;

CONSCIENTES

De que como dijo nuestro Apóstol, “Sólo la libertad trae consigo la paz y la riqueza”

PROCURAMOS

Una República donde el libre ejercicio de los derechos individuales permita el pleno desarrollo de la sociedad, donde se cumpla la voluntad de las mayorías, se respete el derecho de las minorías, y se garantice la satisfacción de las necesidades de los menos aptos, un país donde exista la igualdad de oportunidades y la igualdad ante la ley. Un pueblo no se compone de clases o razas, sino de personas, cada una de ellas única y poseedora de derechos sin más limitaciones que el respeto al derecho de los demás.

DECLARAMOS

Nuestra voluntad de que la ley de leyes de la República esté presidida por este profundo anhelo de José Martí expresado en su discurso conocido como “Con todos y para el bien de todos”: “Yo quiero que la ley primera de nuestra  República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre”.

Abdel Legra Pacheco
Partido Ciudadanos por el Desarrollo

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

https://reformaconstitucionalcuba.org/articulos/socialismo-irrevocable-barbarismo-juridico-en-cuba/,https://reformaconstitucionalcuba.org/articulos/constitucionalismo-retrogrado/